June 20, 2020

Racista

El 25 de Mayo, hace casi un mes, un policia de Minneapolis, Estados Unidos mató a George Floyd mientras lo arrestaba por haber usado un billete falso de 20 dólares. Ésto abrió el debate sobre el racismo en Estados Unidos y consecuencialmente en todo el mundo.

Llevo un par de semanas pensando en que debería escribir sobre este tema, ya que es algo que he vivido desde que entré al kinder a los 4 años. Es fácil ver el racismo que ocurre en Estados Unidos y apuntar dedos, en parte porque el contraste de los negros y los güeros es tan fácil de distinguir y todos sabemos la historia de que fueron esclavos y los trajeron de Africa. Pero qué pasa en las áreas grises de racismo entre culturas que lo único que nos distingue es la forma de los ojos?

Yo nací en el Hospital de México, que ahora es el Ángeles o algun otro, en la Ciudad de México. Me acuerdo perfectamente de mi primer dia de clases en el kinder. Es fácil acordarse de una memoria tan temprana cuando es el fondo de cómo voy a ser tratado el resto de mi vida. Era una experiencia traumática tener que ir a la escuela por primera vez en mi vida, saliendo de la seguridad de mi hogar, habia llorado y rogado no ir. Cuando por fín no hubo ninguna opción de no ir a la escuela, me armé de valor y entre al kinder. “Chino, chino, japonés, come caca y no me des” fue lo primero que escuché al entrar. Fué confuso al principio porque no sabia de qué o de quién hablaban, yo no soy chino ni japonés pero se me hizo abundantemente claro cuando apuntaban y en algun punto alguien me puso el pie mientras caminaba. Ahi fue cuando me dí cuenta que soy diferente y por ello me iban a tratar diferente.

Analizando mis experiencias y las preguntas o comentarios que me han hecho toda mi vida, me doy cuenta que el racismo, o por lo menos los prejuicios, vienen de la ignorancia. La mayoría de la gente prefiere colgarse de lo poco que sabe como si fuera la verdad absoluta, algunos tratando de lidiar con su falta de conocimiento con la suposición que todos los que nos parecemos somos iguales, o aveces con micro agresiones en la manera de preguntar o decir las cosas. Les doy un ejemplo de una conversación que he tenido cientos de veces con alguien que su primera experiencia con un asiático es conmigo:

  • Eres chino o japonés?
  • Soy coreano.
  • Pero del sur, no? O del norte? Cual es el comunista?
  • (aqui medio explico cual es cual).
  • Y cómo es Corea?
  • Cómo que cómo es? (Aquí es donde no entiendo qué es lo que quieren saber pero doy una explicación mediocre de una ciudad o país como cualquier otro y explico que nunca he vivido en Corea, solo visitado varias veces).
  • Pero donde te gusta más?
  • Nací y viví toda mi vida en México, obvio prefiero mi hogar.
  • Y qué comida te gusta más? La mexicana o la coreana? (O alguna variante de esta pregunta, podría ser la comida, la cultura, la gente, etc).
  • Ambas
  • Pero una te tiene que gustar más.
  • (Aqui explico que es como si preguntaran si prefieren a su papá o a su mamá).

Esa es la experiencia básica, la que tengo que vivir todavía, cada que conozco alguien nuevo con estas ignorancias. Es un poco mas fácil cuando sé que es alguien que no ha salido de su pueblo, y un poco más irritante cuando es alguien que ha viajado a otros países (o cualquier persona hoy en dia, ya que hay acceso a cualquier información). Otras experiencias incluyen el ¨conoces a tal persona? también es coreano¨ o la que pregunta cosas como si fuera ¨hey google¨.

La experiencia un poco mas avanzada es donde asumen que soy turista. El del mercado que me quiere cobrar más, o el taxista que le trata de dar la vuelta al mundo antes de llegar a mi casa. Éstas son las situaciones que se desplegan de diferentes maneras dependiendo del humor de cada quien. Puede ser que se disculpen y acepten lo que se tenía que cobrar (solo ha pasado dos veces en mi vida), otros que dicen que van a llamar a la patrulla (nunca lo hacen), o lo más común es que se vuelva en una confrontación violenta.

El hacer reverencia irónicamente, el tipo de preguntas o suposiciones, los chistes malos, y las generalizaciones, parece que no son racismo, pero para alguien que lo vive al diario lo es. Es agotador tener que explicar las cosas cuando sé que la información está al alcance. Los chistes malos y la apropiación de la cultura hecho de manera irónica sólo se puede tratar con el mismo desdén e indiferencia que uso cuando un niño me cuenta un chiste malo. La otra opción seria educar y explicar porqué no es chistoso o adecuado, pero no es mi trabajo tener que educar la ignorancia. Las veces que lo he hecho la gente se pone defensiva y sacan el ¨que sentido, que sensible, no sabes cuando es un chiste¨, sin darse cuenta que hacen lo mismo cuando un gringo les dice las mismas cosas sobre la cultura mexicana.

La cura para el racismo y los prejuicios es educarse pero es difícil educarse si no saben que son ignorantes. Si pueden, viajen. No asuman. Si les interesa, lean. Sean curiosos, pero pónganse en los zapatos del otro. Los alborotos en Estados Unidos son porque unas personas son tratadas con menos respeto que otras, en cuanto nos demos cuenta que nadie es mas importante que los demás, vamos a ser mas felices todos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.