May 10, 2020

Domingo de Reflexión

Desde que empezó la cuarentena no había escrito, y eso que ya me habian preguntado que dónde estaban las reflexiones de los viernes. Aparentemente el no poder ir a la oficina crea mucho mas trabajo de lo normal. La mayoría de ustedes que leen esto también ya saben que se nos ocurrió hacer una competencia virtual de taekwondo. Tuvo mucho más éxito de lo que pensamos y se nos acumuló mucho trabajo y estres. Los que no saben como sería una competencia de taekwondo virtual: no, no se pegan imaginariamente por Zoom. Es una modalidad que se llama Poomsae, o Formas, una ‘coreografia’ de movimientos como las rutinas de gimnasia olímpica.

En fin, ya casi terminamos la competencia para que se anuncien los ganadores el lunes. Ya que se me acumularon muchas semanas, les comparto todo lo que he estado leyendo, viendo, consumiendo, y aprendiendo.

¿Cómo ahorrar dinero? El artículo está escrito por un amigo específicamente para tiempos de Covid19 pero aplica para toda la vida. Échenle un ojo.

Audiófilo? Spotify hizo una pagina que te deja escuchar música al mismo tiempo que alguien más en el mundo.

Tom Turcich de Nueva Jersey, USA empezó una aventura a pie desde el 2015 y en dos años llegó a Uruguay. Inspirado por Karl Bushby y la muerte de su mejor amiga, sigue su aventura a pie y ahorita está en Azerbaijan. Lo pueden encontrar en facebook, youtube, instagram, o su blog.

Frase a reflexionar – “Un árbol no puede alcanzar el cielo amenos que sus raíces lleguen al infierno” Carl Jung

Cursos de la Universidad de Harvard – Siempre han habido cursos gratis en la página de la universidad, y ya se los habia escrito hace meses, pero les recuerdo de su existencia para que puedan decir que aprovechen ahorita que no saben que más pueden ver en Netflix. Enlace aqui.

Cursos de MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) – También tiene cursos gratis aqui.

YouTube – Video relajante de una jarra con agua de estanque.

Un poco de historia – Maratón Olímpico de 1904 en St. Louis.
El finalista número 1 condujo la mayor parte de la carrera. Comenzó la carrera, se cansó y agotado por el calor quería abandonar la carrera. Se subió a un auto para descalificarse y regresó al estadio, pero se dio cuenta que estaba cerca de la meta y salió a reclamar la gloria.
El 2º lugar fue llevado a la meta por sus entrenadores. Según una teoría falsa, los entrenadores le habían estado dando una mezcla de brandy, claras de huevo y veneno para ratas en lugar de agua. Cuando se supo que el finalista número 1 había conducido la mayor parte de la carrera, este tipo recibió el oro a pesar de la ayuda de sus entrenadores.
Por alguna razón, el finalista 3 era solo un tipo normal que no hizo nada inusual. En este caso, lo ordinario fue extraordinario.
El finalista 4 fue un cartero cubano, que había recaudado el dinero para asistir a los Juegos Olímpicos corriendo por todo su país pidiendo donaciones. Cuando aterrizó en Nueva Orleans, perdió todo su dinero en apuestas. Llegando a la carrera no tenía dinero para ropa deportiva, así que corrió con zapatos de vestir y pantalones cortados a la rodilla por un compañero de la carrera que tenía un cuchillo. Probablemente hubiese ganado si no hubiera sido por la siesta de una hora que tomó al costado del camino después de comer manzanas podridas que encontró en un huerto cercano.
Los finalistas 9 y 12 eran de Sudáfrica y corrieron descalzos. Sudáfrica en realidad no envió una delegación: eran estudiantes que estaban en la ciudad y pensaron que iba a ser divertido. El 9 se desvió kilometro y medio porque lo persiguieron unos perros.
La mitad de los participantes nunca antes habían corrido competitivamente y algunos murieron. Solo hubo una parada de agua en toda la carrera. Esto, junto con el camino polvoriento, y exacerbado por los autos causó muchas muertes.
Los rusos llegaron una semana tarde porque todavía usaban el calendario juliano hasta 1918, mientras que efectivamente el resto del mundo había cambiado al calendario gregoriano.

1 Comment

  • Hola Youngman.

    Te conozco desde 8vo grado y me da mucho gusto ver en la persona tan grande que te has convertido.

    Me gustaría meter algún día a mi hija a entrenar pero vivo en Mérida. Tienes alguna recomendación?

    Te mando un abrazo y felicidades nuevamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.